Utilidad del jardín arvense para el estudio de la fenología de las malas hierbas y su aplicación en la agricultura

La Cátedra Adama ha incentivado la creación de un jardín de especies arvenses en la ETSIA de la Universidad de Sevilla. Se trata de un jardín botánico pero dedicado a las malas hierbas, y su principal objetivo es su uso como herramienta docente. Sin embargo, también puede convertirse en una herramienta con gran potencial desde el punto de vista de la investigación. El objetivo principal de este trabajo es mejorar el conocimiento del desarrollo fenológico de las principales especies arvenses de la zona del Valle del Guadalquivir, a partir de datos recopilados en el Jardín Arvense de la ETSIA. Con frecuencia semanal, se han realizado anotaciones del estado fenológico de cada una de las plantas que se dejaban crecer en cada maceta (máximo 3 plantas por maceta). Si se tiene en cuenta que el mencionado Jardín Arvense cuenta con 150 especies de 50 familias botánicas, el resultado es una gran base de datos que, gestionándola con un enfoque agronómico y complementada con los datos meteorológicos, puede aportar información de gran utilidad para el manejo racional de las malas hierbas. Por ejemplo, se puede estimar el momento más adecuado para realizar un tratamiento herbicida, en el que la mala hierba es más sensible, es posible identificar las especies que estén en un período de roseta más amplio, lo que podría estar relacionada con la competencia con el cultivo. También se podría identificar aquellas especies que, según su momento de floración, tengan un efecto positivo sobre la fauna auxiliar, no debiendo considerarse mala hierba en estos casos