PRODUCCIÓN MÁS SOSTENIBLE, CON HERBICIDAS.

El empleo de herbicidas en agricultura ha demostrado ser una herramienta para una producción de alimentos más eficiente. Los datos disponibles indican que su empleo ha contribuido a mejorar la calidad de vida y la seguridad del agricultor, contribuyendo además a que el precio de los alimentos sea más asequible para los consumidores. Recientemente, la incorporación de variedades tolerantes a herbicidas de baja peligrosidad ha incentivado prácticas agrícolas más sostenibles para el suelo, como la agricultura de conservación (AC), que permite una reducción de la erosión y de las emisiones de dióxido de carbono. Los retos alimentarios y energéticos de población creciente obligan a seguir mejorando la eficiencia de los recursos empleados en cada unidad de alimento producido. Para conseguir una agricultura más sostenible se propone el empleo de sistemas de producción integrada, que incluyan las opciones de herbicidas y variedades modificadas genéticamente, autorizados en la UE.