OPTIMIZACIÓN DE LA COMPETITIVIDAD DEL CULTIVO DE TRIGO FRENTE A LAS MALAS HIERBAS EN CONDICIONES ECOLÓGICAS.

Se ha estudiado la influencia que tiene la dirección de siembra (Norte-Sur, o Este-Oeste), la distancia entre las líneas de siembra (12, 17, o 23 cm), y la variedad en la capacidad de competencia del cultivo con las malas hierbas. Para ello se han evaluado varios parámetros a lo largo del ciclo del cultivo: densidad, biomasa, cobertura, índice de área foliar, intercepción de luz y ahijamiento. En la cosecha se han medido el rendimiento final y sus componentes. Los resultados obtenidos, indican que la variedad de trigo ha sido el factor más relevante en el control de las malas hierbas. En cuanto a las líneas de siembra y la dirección de siembra, no se ha encontrado efecto significativo si bien se observó una tendencia de mayor presencia de malas hierbas a mayor distancia entre líneas de siembra. Por medio de análisis de correlación se ha determinado que, los parámetros que han tenido mayor incidencia sobre las malas hierbas han sido la biomasa de trigo, el nº de tallos/m² y la cobertura del trigo.