PRINCIPALES INCIDENCIAS MALHERBOLÓGICAS EN LA PROVINCIA DE CÓRDOBA. 1997.

INFLUENCIA DE LAS CONDICIONES CLIMATOLOGICAS
En el pasado año, al igual que en el anterior, se registraron unas precipitaciones muy superiores a la media y con una distribución temporal bastante perjudicial para los cultivos, especialmente los herbáceos. El año comenzó con un mes de enero muy lluvioso, tanto que se superaron las precipitaciones registradas en las series históricas de este mes, y continuó con una brusca sequía, sin lluvias en febrero ni marzo; prosiguió una primavera de lluvias normales y un verano más fresco y húmedo de lo habitual, que dio paso a un otoño con lluvias importantes y constantes. Estas especiales condiciones climatológicas afectaron en gran manera al desarrollo de los cultivos, de las malas hierbas y al comportamiento de los herbicidas.

CULTIVOS HERBACEOS EXTENSIVOS
Cultivos de invierno (cereales, remolacha): se mantuvieron bastante libres de competencia de malas hierbas hasta las importantes lluvias de abril y mayo, que provocaron una fuerte infestación de malas hierbas de primavera-verano, compitiendo éstas de forma importante con el cultivo en su fase final, especialmente en el trigo, y dificultaron y retrasaron la recolección, al mantenerse las malas hierbas verdes, mientras que el trigo estaba ya maduro.
Cultivos de primavera-verano (girasol): la fuerte sequía provocó una mala nascencia y una mala incorporación de herbicidas residuales, con la consiguiente reducción de persistencia. Esto ocasionó un mal control sobre la fuerte nascencia de flora de primavera-verano.
Barbechos: las continuas lluvias de otoño impidieron una adecuada preparación del terreno para las siembras de otoño-invierno de la campaña en curso, obligando a controlar las importantes infestaciones del barbecho mediante herbicidas foliares, técnica que continúa en alza desde hace varios años.

CULTIVOS DE REGADIO
Algodón: se presentaron importantes infestaciones de tomatito (Solanum nigrum), comenzando a imponerse el criterio de aumentar la dosis habitualmente empleada de fluometurón, herbicida recomendado para control de tomatito, a pesar de la reducción de selectividad que este herbicida experimenta en determinadas circunstancias, especialmente si la aplicación es bajo plástico. Así mismo, se agravaron las infestaciones de Abutilon theophrasti. ante las que no existe un control químico eficaz.

CULTIVOS LEÑOSOS
Olivo: se desarrollaron graves infestaciones que vinieron determinadas por alguno de los siguientes aspectos:
– imposibilidad de efectuar labores y/o tratamientos herbicidas en el momento adecuado, por las importantes lluvias registradas,
– reducción de la eficacia de los herbicidas remanentes por disminución de su persistencia o por escaso control sobre las especies que actualmente destacan en la flora del olivar.
El consiguiente gran desarrollo de las malas hierbas en los ruedos de los olivos, junto con la importante caída de aceitunas por los temporales de lluvia. supuso un grave inconveniente para la recolección, que se intentó solventar empleando herbicidas foliares. El empleo de herbicidas sobre aceituna caída fue motivo de bastantes consultas, siendo mínimas las opciones de productos autorizados para este uso. Por otro lado, se reiteró la demanda de herbicidas autorizados en plantones. Así mismo, se acrecentaron los problemas de erosión, con pérdidas muy importantes de suelo y formación de espectaculares cárcavas. Ante este grave problema los agricultores se van concienciando de la imperiosa necesidad de realizar un buen manejo del suelo.

REFORESTACIONES
Las plantaciones en tierras retiradas de cultivo se vieron invadidas por infestaciones muy graves, ante las que los afectados no sabían como actuar debido a la escasa información técnica existente sobre control de malas hierbas en estas repoblaciones.