CONDICIONANTES EN LA TASA DE ENTIERRO DE SEMILLAS DE MALAS HIERBAS EN LA SUPERFÍCIE DEL SUELO.

Gran parte de la pérdida total de semillas de malas hierbas es atribuible a sus depredadores. El tiempo de exposición a dichos depredadores determina la intensidad de la pérdida de semillas. Las semillas enterradas o escondidas muestran menores índices de depredación con relación a las semillas que permanecen en la superficie del suelo. Los principales que influencian la tasa de entierro de semillas de malas hierbas son: forma, tamaño y peso de la semilla, las condiciones meteorológicas y el tipo de suelo. La selección de semillas según su forma y tamaño y su posterior exposición a las condiciones meteorológicas en coladeros rellenos con arcilla y arena muestran que las semillas pequeñas y menos voluminosas tienen una mayor tasa de entierro. Este proceso esta influenciado principalmente por las precipitaciones de lluvia los días previos al entierro de las semillas y por la velocidad del viento, mientras que la humedad y temperatura ambiental influyen en la tasa de entierro probablemente a través de las variaciones de los ciclos de humectación y secado del suelo.