Variedades de girasol tolerantes al imazamox: un ejemplo de manejo no sostenible de malas hierbas

Se presentan los resultados del trabajo que se ha realizado en 2015 en 20 fincas de la provincia de Sevilla y Córdoba sobre parcelas de girasol tolerante al herbicida imazamox (tecnología Clearfield). En cada finca se evaluaron 4 parcelas (1 m2) en las que no se aplicó imazamox, más otras 16 (4 parcelas adyacentes por parcela sin tratar) que sí fueron tratadas, por lo tanto en cada finca se estudiaron 20 parcelas de 1 m2. En cada una de las 400 parcelas elementales se tomaron datos de densidad y cobertura por especie de mala hierba, a los 20 y 40 días de la aplicación de imazamox. Después de la segunda medida se pesó la biomasa fresca de la infestación. Los resultados obtenidos permiten concluir que: a) El uso de la tecnología Clearfield no estaba agronómicamente justificado, como mínimo, en el 55% de las fincas estudiadas; b) Es esperable que la utilización masiva de la tecnología Clearfield favorezca el aumento de las infestaciones causadas por Centaurea, Chenopodium y Heliotropium; c) La tecnología Clearfield, como parte de un programa de manejo integrado de malas hierbas, puede ser una excelente herramienta para el control de Orobanche y para disminuir el banco de semillas de Phalaris; d) Adicionalmente, imazamox consiguió elevadas eficacias frente a Amaranthus, Anagallis, Ridolfia y Sinapis.