TRATAMIENTOS EN ESPACIOS VERDES.

INTRODUCCIÓN
El tratamiento de jardines, parques urbanos y espacios verdes en general, tiene sus particularidades, debido a la gran variedad de vegetales a tratar y en muchos casos la poca información sobre los parásitos que les afectan y la forma de controlarlos. No obstante el problema básico de estos tratamientos deriva de la posible afectación con los mismos de personas y animales domésticos. Sobre este tema, existe actualmente un vacío legal que se está intentando solventar en dos aspectos relacionados entre si: la regulación de la forma de efectuar los tratamientos y la ampliación del catálogo de productos fitosanitarios autorizados

REGULACIÓN DE LOS TRATAMIENTOS EN ÁREAS DE ESPARCIMIENTO
Se propone incluir esta regulación en la modificación de la RTS, incluyendo en el artículo 10 un nuevo epígrafe, el 10.5 regulando los tratamientos en áreas de esparcimiento. Los puntos que se propone incluir en este nuevo epígrafe son los siguientes:
– Los tratamientos se realizarán únicamente con productos autorizados expresamente para su uso en parques y jardines.
– Cuando sea posible, se cerrará el área a tratar y se mantendrá un plazo de seguridad para la entrada de personas y animales domésticos.
– Los tratamientos en lugares donde no sea posible impedir el acceso de personas se efectuarán en horas de mínima afluencia de público y avisando anticipadamente de su realización.
– Las empresas de aplicación que realicen el tratamiento deberán redactar un documento estableciendo las condiciones y precauciones que deben observarse.
-Diferenciar áreas públicas y jardines privados

PRODUCTOS AUTORIZADOS PARA EL TRATAMIENTO DE PARQUES Y JARDINES
La legislación sobre homologación y registro de plaguicidas establece que los productos fitosanitarios sólo pueden aplicarse sobre determinados cultivos autorizados y en las condiciones de uso que se establezcan, informaciones que vienen indicadas en las etiquetas de los envases. El problema que se plantea es de que actualmente existen muy pocos productos autorizados para su uso en «Parques y Jardines». Para estos tratamientos no vale la utilización de productos autorizados para «ornamentales», cuyo destino es la producción industrial de planta ornamental. La causa del reducido catálogo de productos autorizados en parques y jardines se debe básicamente a que las firmas comerciales no han solicitado dichas autorizaciones al Registro, ya sea por lo reducido de dicho mercado o para evitar responsabilidades derivadas de su utilización. Delante de este hecho, el Grupo de Trabajo Fitosanitario de Forestales, Parques y Jardines ha efectuado una propuesta al Registro, solicitando la ampliación de uso de un listado de productos capaces de solucionar los principales problemas fitosanitarios que se presentan en parques y jardines. Efectuada la preceptiva consulta a la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad y Consumo, se recibió contestación indicando, entre otras condiciones que en principio no deberían autorizarse el uso de los productos clasificados como:
– Extremadamente inflamables
– Fácilmente inflamables e inflamables
– Explosivos
– Comburentes
– Muy tóxicos
– Tóxicos
– Nocivos con las frases de riesgo:
a) R-40 Posibilidad de efectos irreversibles.
b) R-48 Riesgo de efectos graves para la salud en caso de exposición prolongada.
c) R-62 Posible riesgo de perjudicar la fertilidad.
d) R-63 Posible riesgo durante el embarazo de efectos adversos para el feto.
– Irritantes con las frases de riesgo:
a) R-37 Irrita las vías respiratorias
b) R-41 Riesgo de lesiones oculares graves
c) R-42 Posibilidad de sensibilización por inhalación.
d) R-43 Posibilidad de sensibilización en contacto con la piel.
En estos momentos se está trabajando para seleccionar los productos que cumplan estas condiciones, es decir, que sean de baja toxicidad o que siendo «nocivos» o «irritantes» no tengan las citadas fases de riesgo. También se da la posibilidad de incluir en la lista alg