PRINCIPALES INCIDENCIAS MALHERBOLÓGICAS MURCIA-95.

El año 1995, al igual que los dos anteriores, se ha caracterizado por ser extremadamente seco. Esto ha provocado una importante reducción en los consumos habituales de herbicidas, tanto por la reducción de las superficies de cultivo como por la poca emergencia de hierbas en otros casos.

Así, los cereales de secano apenas han alcanzado desarrollo, al igual que las arvenses, lo que ha reducido sensiblemente las aplicaciones de productos hormonales, mayoritarios en estas zonas. Esto ha repercutido también en el número de accidentes de fitotoxicidad hacia otros cultivos sensibles, que se han detectado durante la campana.

En cultivos leñosos con riego localizado, las emergencias de hierbas se han limitado casi exclusivamente a las zonas fertirrigadas, limitándose también el número de aplicaciones, a la vez que de labores en las calles. En estos cultivos se está observando también una proliferación de hierbas especialmente adaptadas al no-laboreo y climas áridos, como son Halogeton sativus, Asphodelus fitulosus, Moricandia spp. , Thymelaea hirsuta, Euphorbia serrata, Inula viscosa, etc., que ofrecen bastante resistencia a las aplicaciones foliares habituales.

En hortalizas sigue destacando el problema de control de hierbas que hay en muchos casos en los cultivos de lechuga y, muy especialmente, por la proliferación que se está produciendo en muchas zonas de Senecio vulgaris, difícilmente controlable con las alternativas actuales. En invernadero de tomate y semilleros de lechuga, se han constatado unos problemas de fitotoxicidad que, perece, que estaban causados por vapores de paracuat, con el que se había tratado las hierbas, lo cuál confirmaría comentarios que nos habían llegado de algún agricultor, en principio, poco creíbles. Si esto fuera cierto, también explicaría unos problemas detectado con este mismo herbicida en parral de uva de mesa, que en algunos aspectos podría equiparase a un invernadero, y que en principio lo achacábamos a unas malas condiciones de aplicación.

El aspecto positivo lo constituyen los eriales y zonas de vegetación constante, sobre la que se desarrolla una rica fauna auxiliar depredadora de trips, que parece haber contribuido a reducir los problemas del virus del bronceado en algunas comarcas. En los parajes de agricultura más intensiva, con menos vegetación estable natural, los niveles de auxiliares son muy inferiores, con mayores problemas de trips y virosis. Hay que diferenciar estos eriales de los barbechos, en los que se producen emergencias de plantas anuales, con rápidas proliferaciones en las poblaciones de trips, sobre los que no da tiempo a que se establezcan los principales auxiliares, con un importante efecto negativo sobre los cultivos.