PRINCIPALES INCIDENCIAS MALHERBOLÓGICAS EN NAVARRA. CAMPAÑA 2001/2002.

CLIMATOLOGÍA DE LA CAMPAÑA
Las lluvias registradas en otoño, fueron inferiores a la media. El invierno, (diciembre y enero) fueron muy secos, más secos que en la serie histórica estudiada en los años comprendidos entre el 55 y 95. En los meses siguientes se registraron lluvias, pero no superaron la media histórica. En la zona sur de Navarra, las lluvias registradas fueron escasas, pero esto es lo habitual, diciembre fue el mes más seco en el que casi no hubo precipitaciones y entre octubre a marzo solo se recogieron 130 l/m². En cuanto a temperaturas, noviembre, diciembre y enero fueron muy fríos con importantes heladas. En diciembre los termómetros marcaron temperaturas por debajo de 0°C durante 17 días consecutivos. El verano también fue fresco sobre todo los meses de julio y agosto, (gráficos adjuntos)
SITUACIÓN DE LOS CULTIVOS
La superficie dedicada en Navarra a cereales y sus alternativas es de 229.000 hectáreas, de las que aproximadamente 204.000 se cultivan en secano y el resto en regadío. El cultivo predominante es cebada con 93.000 ha, seguido de trigo blando con 60.500 ha, trigo duro con 8.500 ha y avena con 7.900 ha, cultivo este último que va en ligero aumento. Como cultivos alternativos destacan: el guisante proteaginoso, 6.700 ha, el girasol 3.550 ha, veza grano 1.100 ha y colza y habas con 700 y 500 ha respectivamente. Respecto a la problemática de malas hierbas en estos cultivos sigue siendo la misma que en los últimos años. En cereales la gama de herbicidas es amplia y se emplean varias familias en diferentes épocas. Destacar este año fallos importantes de eficacia de clodinafop contra avena loca en una superficie importante. No se han podido determinar las causas. En veza grano se comienza a utilizar el aclonifen, pero de momento no esta muy extendido su uso. Faltan herbicidas para este cultivo. Lo mismo ocurre en colza con la desaparición de la cianazina en el 2003, no hay herbicidas autorizados para el control de hierbas de hoja ancha como el Sinapis arvensis y por lo tanto es una gran desventaja para el aumento de la superficie de esta buena alternativa al cereal. En cuanto a la resistencia de algunas especies de malas hierbas (amapola, vallico, ballueca) a algunos herbicidas, la situación esta estabilizada.
En MAÍZ se mantienen los problemas con Abutilon y Datura. En esta campaña se redujo la superficie porque no había agua para regar.
En ARROZ cada vez resulta más difícil mantener las parcelas libres de malas hierbas. La presión de muchas de ellas como arroz salvaje es muy alta y al no existir herbicidas específicos contra ella los descensos de producción pueden ser importantes. Este año además se ha añadido el problema del frío durante el espigado del arroz con pocas espigas y poco cuajado, aumentando el fenómeno de no competencia con las malas hierbas y de notables descensos en el rendimiento.
En HORTÍCOLAS el aumento de la superficie de crucíferas y de la repetición de este cultivo intensifica la aparición de especies de esta misma familia como Diplotaxis sp.