PRINCIPALES INCIDENCIAS MALHERBOLÓGICAS EN LA PROVINCIA DE CÓRDOBA. 1995.

CULTIVOS HERBÁCEOS EXTENSIVOS:
El factor determinante tanto en el desarrollo de los cultivos como de las malas hierbas fue la gravísima sequía padecida, que perjudicó de forma acusada a los cultivos, pero también produjo que las infestaciones de malas hierbas fueran, en general, bajas. Por otro lado, aumentó el empleo de herbicidas totales de postemergencia para controlar las malas hierbas en los barbechos, en detrimento de las labores.

– Cereales de invierno: las aplicaciones en presiembra o preemergencia han disminuido de forma significativa, siguiendo la tendencia de los últimos años, dada la reducción de la eficacia por la mala incorporación de los productos al faltar humedad. Por otro lado, se va generalizando la reducción de costes y el agricultor tiende a retrasar.el empleo de herbicidas hasta comprobar el nivel de infestación que presente su cultivo. Por estos motivos han predominado las aplicaciones de herbicidas de postemergencia, bien de antigramíneos en áreas problemáticas de Avena y Lolium, bien de hormonales y, especialmente, de sulfonilureas o mezclas con ioxinil para control de ciertas dicotiledóneas (Fumaria, Galium, Convolvulus). La eficacia de los antigramíneos de postemergencia se ha visto reducida por la falta de humedad.

– Girasol: como ya se ha mencionado, la escasez de lluvias no permitió el desarrollo de infestaciones de malas hierbas de consideración.

OLIVO:
La proliferación de nuevas plantaciones, generalmente con riego por goteo, ha aumentado la demanda de herbicidas autorizados en plantones, que es una gama muy reducida (oxifluorfén, tiazopir, aplicaciones con campana protectora de otros herbicidas). La plantación en zonas de antiguos regadíos ha provocado problemas con malas hierbas no frecuentes en el olivar tradicional: Paspalum, Cyperus, especies de verano (Amaranthus blitoides), Cynodon dactylon. En los olivares tradicionales continúan siendo problemáticas malas hierbas, que por diversos motivos, no son eficazmente controladas por la simazina, como umbelíferas (Conium, Torilis), malváceas, perennes (Convolvulus, Rubus), bulbosas (Allium, Muscari, Arisarum), crucíferas (Sinapis alba), siendo necesario recurrir a aplicaciones con postemergentes (g1ifosato, MCPA, fluroxipir).

ALGODÓN:
La generalización del riego por goteo y de la siembra bajo plástico en la reducida superficie cultivada este año, acentuó los cambios de técnicas de laboreo y aplicación de herbicidas ya iniciados hace unos años. La siembra bajo plástico ha impuesto que la aplicación de herbicidas, generalmente trifluralina + fluometurón, se realice bajo plástico, a una dosis menor. En las parcelas con infestaciones de Cyperus se aplica benfuresato, con buenos resultados.