PRINCIPALES INCIDENCIAS MALHERBOLÓGICAS DE MURCIA – 1998.

El 98 puede ser considerado, climatológicamente, como un año estándar, mas bien seco, con precipitaciones esporádicas durante la primavera y torrenciales a finales de verano en algunas zonas. Entre los problemas acaecidos durante este periodo, cabe destacar un importante problema de fitotoxicidad por glifosato en una plantación de tomate, que ha llegado a los Tribunales, y en donde el productor le reclama unos 20 millones al vendedor por las pérdidas sufridas. El problema se produjo en un terreno bastante arenoso, en el que quedaba en superficie parte de un acolchado de plástico negro de un cultivo anterior. Unos dos meses antes de realizar la plantación de tomate, el agricultor aplicó el herbicida sobre el terreno infestado de hierbas, no tocando ya el terreno. Una vez realizada la plantación comenzó a ver plantas que no se desarrollaban o presentaban «síntomas de glifosato», agudizándose los daños tras unas lluvias. Al parecer, parte del glifosato había quedado retenido en los restos de PE y en la arena, sin inactivarse, y con los riegos y lluvias fue introducido en disolución a la zona radicular, de donde pudo ser absorbido por las plantas. En algunos cultivos de riego localizado de uva de mesa y otros frutales, se han visto también alteraciones (clorosis, enanismo y filimorfismo de hojas y brotes, etc.), que hemos relacionado con aplicaciones reiteradas de glifosatos/sulfosatos en parcelas con suelos ligeros. En los dos últimos años, se han detectado importantes poblaciones de insectos beneficiosos sobre las zonas de vegetación estable, hasta tal extremo que la Consejería de Medio Ambiente, Agricultura y Agua, a propuesta de este Servicio, a incluido un punto, entre las medidas fitosanitarias de Obligado Cumplimiento en algunas zonas productoras de hortalizas, que prohibe expresamente cualquier tratamiento sobre zonas no cultivadas, aunque fueran colindantes con las plantaciones. Respecto a la proliferación de hierbas especialmente problemáticas, seguimos observando un avance con de Malvas y Conyzas en diferentes cultivos y situaciones, Senecio vulgaris en lechuga y Euphorbia spp. en cítricos. Abutilon, sin ser todavía problemática, cada vez se detecta en más parcelas y zonas.