LA COMPETENCIA DE LAS MALAS HIERBAS CON EL CULTIVO DE LA CEBOLLA (Allium cepa L.) EN SIEMBRA DIRECTA: PREDICCIÓN DE PÉRDIDAS Y ESCARDA QUÍMICA.

Durante el periodo 1982-1988 se realizaron estudios sobre programas de escarda química y la competencia de las malas hierbas con el cultivo de cebolla (Allium cepa L.) cv. Valenciana Grano, en siembra de primavera y regadío, sobre un suelo franco arenoso de Logroño (La Rioja). En el período 1985-1988, se estudió el período crítico de competencia de las malas hierbas con el cultivo. Para ello se mantuvieron parcelas escardadas ó infestadas hasta ó desde un momento determinado, controlándose el número y peso de los bulbos cosechados. Se elaboró un modelo predictivo de regresión no lineal de la forma: W = BO / (1 + EXP (-B2 x (t – B3) ) ), donde se expresa la variación en la producción (W, kg/m²) en función del tiempo de competencia (t), precoz (B2 < 0) y tardia (B2 > 0). El ajuste de los datos al modelo fué satisfactorio. La producción se redujo progresivamente por la presencia de malas hierbas desde la emergencia de la cebolla. Cuando las malas hierbas compitieron durante 23, 35 y 58 días desde la emergencia, el modelo predijo unas pérdidas del 1,5 y 50% respectivamente. Cuando el cultivo permaneció limpio durante 65, 109 y 134 días desde la emergencia, las pérdidas predichas fueron del 50,5 y l% respectivamente. Cuando las malas hierbas permanecieron durante todo el cultivo, las pérdidas fueron prácticamente totales. El período crítico de competencias predicho, correspondiente al nivel de pérdidas del 5% fué de 74 días, entre los estados del cultivo de dos hojas verdaderas y de engrosamiento del bulbo. Las pérdidas en la cosecha se debieron principalmente a la disminución del tamaño de los bulbos. La densidad de cultivo se redujo cuando el periodo de competencia era superior a 60 dias. La reducción en la cosecha fué acompañada de un incremento en la proporción de tallos fíbrosos. Las especies predominantes fueron Capsella bursa-pastoris (L.) Medicus, Solanum sarrachoides Sendtner, Datura stramonium L. y Urtica dioica L. con una densidad total de 87-118 plantas/m². Los programas de escarda química, fueron estudiados en el período 1982-1986. La dinitramina (0,36 kg/ha) en pre-emergencia, resultó fitotóxica y su eficacia fue muy deficiente. Clorthal (5,25 kg/ha) fue selectivo pero hubo que aumentar la dosis (11,25 kg/ha) para obtener una escarda satisfactoria. Pendimetalina aplicada en pre-emergencia (0,66 – 1,32 kg/ha) no mostró fitotoxicidad y tuvo una eficacia satisfactoria contra malas hierbas anuales (Capsella bursa-pastoris (L.) Medicus, Urtica dioica L.) en los suelos básicos de las parcelas experimentales. Etofumesato (0,5 kg/ha) dió muy buen resultado mezclado con pendimetalina en preemergencia, sin embargo utilizado como único tratamiento fue poco eficaz. Se obtuvieron buenos resultados con ioxinil (0,37 kg/ha), oxifluorfen (0,12 kg/ha) y sus mezclas en el control de dicotiledóneas anuales, aplicados a partir del estado de 2 hojas verdaderas de la cebolla. Oxifluorfen fue más eficaz que ioxinil a dosis iguales pero también más agresivo para la cebolla; su acción fue especialememte útil en la segunda aplicación en el estado de 6 hojas de la cebolla, aunque sin control de Gramíneas (Poa annua L., Digitaria sanguinalis L., Eragrostis pilosa (L.) Beauv.). Para ampliar el espectro de acción y la persistencia del oxifluorfen, se utilizaron mezclas con diclofop-metil (0,9 kg/ha), cianazina (0,4 kg/ha), alacloro (1,92 kg/ha), pendimetalina (0,66 kg/ha) y etofumesato (0,5 kg/ha) con buenos resultados. Las infestaciones de Cynodon dactylon L. no fueron controladas por ningún programa de escarda quimica. El coste económico de la escarda química no ha resultado un factor limitante por la gran susceptibilidad del cultivo a la competencia de las malas hierbas.