INFLUENCIA DE LOS SISTEMAS DE MANEJO DEL SUELO EN LA PRODUCTIVIDAD Y FLORA ARVENSE PRESENTE EN UN CULTIVO TIPO EN AMBIENTES SEMIÁRIDOS DE LA SUBMESETA SUR.

El presente trabajo se ha realizado en la finca experimental «La Higueruela» (CSIC), situada en la provincia de Toledo, con un suelo Calcic Haploxeralf manejado durante los últimos 8 años con diferentes rotaciones de cultivo (cebada-veza; cebada-girasol; monocultivo de cebada) y sistemas de laboreo (no-laboreo; laboreo convencional). Los objetivos fundamentales de este estudio, realizado a lo largo de los años agrícolas 1992/93, 1993/94 y 1994/95, son: (i) comparar los efectos de dichos sistemas de manejo en el contenido de humedad y temperatura del suelo, así como en el establecimiento, desarrollo y producción final del cultivo de cebada en régimen de secano. (ii) conocer el comportamiento del banco de semillas de malas hierbas en el suelo (flora potencial) y la evolución de la flora arvense (flora real), bajo los sistemas de manejo citados anteriormente. Los resultados muestran que el contenido de humedad en el suelo, en parcelas bajo sistema de laboreo convencional, aumenta en la capa más superficial (0-7,5 cm), mientras que en parcelas bajo sistema de no-laboreo, el mayor contenido de humedad se encuentra a partir de los 15 cm de profundidad. La temperatura del suelo a 5 y 15 cm de profundidad es mayor en parcelas bajo sistema de no-laboreo. La productividad de la cebada está afectada fundamentalmente por las condiciones meteorológicas del año, viéndose favorecida en un año considerado como «normal» en cuanto a cantidad y distribución de precipitaciones, por el sistema de laboreo convencional y por la rotación de cultivos cebada-veza. Sin embargo, en años considerados rneteorológicamente como «no normales», los parámetros de productividad de la cebada son generalmente más elvados en el sistema de no-laboreo. El contenido de nitratos y la concentración de nutrientes en plantas de cebada son más elevados tanto en las parcelas con rotación cebada-veza, como en las parcelas bajo sistema de laboreo convencional. En el estudio del banco de semillas del suelo, bajo el sistema de no-laboreo, se ha observado el incremento de las siguientes especies arvenses: Amaranthus albus L., Anacyclus clavatus (Desf.) Pers. Arabidopsis thaliana (L) Heynh., Draba verna L., Papaver rhoeas L., Portulaca oleracea L., Scandix pecten-veneris L., Torilis leptophylla (L) Reinch. fil. y Veronica triphyllos L. Por el contrario, la presencia de Polygonum aviculare L. y Raphanus raphanistrum L. es mayor en parcelas bajo sistema de laboreo convencional. En función del factor rotación de cultivos, el número de semillas de Arabidopsis thaliana, Convolvulus arvensis L. y Draba verna, y de fragmentos de frutos de Torilis leptophylla, es mayor en las parcelas con rotación cebada-veza; Chenopodium album L. en las parcelas con rotación cebada-girasol; y Scandix pecten-veneris en las parcelas de monocultivo de cebada. En el seguimiento de la flora real se ha comprobado que el monocultivo junto con el sistema de no-laboreo favorecen el desarrollo de especies como: Filago pyramidata L., Lolium rigidum Gaudin, Scandix pecten-veneris y Torilis leptophylla. Del mismo modo, en parcelas con rotación cebada-veza y sistema de no-laboreo, se encuentra un mayor número de plantas/m² de: Capsella bursa-pastoris Moench., Papaver rhoeas y Veronica triphyllos. En las parcelas de monocultivo de cebada y sistema de laboreo convencional, la densidad de Polygonum aviculare es superior al resto de tratamientos. Otras especies favorecidas por alguno de los sistemas de manejo son: Anacyclus clavatus, en parcelas de monocultivo; Convolvulus arvensis, Draba verna y Lactuca serriola L., en parcelas bajo sistema de no-laboreo. Un mal control de la flora arvense en parcelas bajo sistema de no-laboreo, conduce con el tiempo a infestaciones mayores que en parcelas de laboreo convencional, observándose en el tercer año una producción de materia seca de malas hierbas aproximadamente 3 veces superior.