INCIDENCIAS MALHERBOLÓGICAS DE NAVARRA DURANTE 1996.

Navarra esta distribuida en 7 Comarcas agroclimáticas, en la que se distribuyen, cultivos muy diferentes. En 4 de estas Comarcas, es donde se concentra la mayor superficie dedicada a cereales de invierno y es donde se registra la pluviometría más elevada de la Comunidad. Concretamente en lo que se refiere a la campaña pasada, se puede destacar, que tras un verano y otoño muy seco, que no permitió realizar labores en las fechas adecuadas, siguió un mes de noviembre y diciembre, con precipitaciones importantes por encima de la media y con temperaturas muy suaves. Estas condiciones impidieron realizar los tratamientos habituales con herbicidas de acción radicular. En febrero las precipitaciones fueron abundantes y las temperaturas algo más bajas. El cereal en estos momentos estaba bastante desarrollado, por lo que se incrementaron las aplicaciones con productos de acción foliar, respecto a otras campañas, con la particularidad que este año se utilizaron en mezcla con aceites. Los controles en general fueron muy buenos, en las dos especies dominantes ballueca y vallico. Por el contrario en el caso de hierbas de hoja ancha, fundamentalmente Papaver, las aplicaciones con benzonitrilos fueron de escasa eficacia. El final de la primavera fue muy seco y con temperaturas elevadas, provocando asurados importantes sobre todo en trigo y cebadas tardías. Respecto a otros cultivos como el Lino, a pesar de la poca superficie sembrada, destacar que la mayoría de las fincas, tuvieron problemas de malas hierbas, ya que no hay productos que sean eficaces y selectivos. En cuanto a cultivos de verano, se observó en arroz un aumento de Heteranthera reniformis, en la localidad de Arguedas, donde se hizo una prospección, visitando todas las fincas y así comprobar el nivel de infestación. Señalar la aparición de una nueva especie, en una finca de Tudela, la Leersia oryzoides, introducida posiblemente con la semilla. Señalar también el considerable aumento de “arroz salvaje”.