INCIDENCIAS MALHERBOLÓGICAS DE MURCIA DURANTE 1996.

El año 96 se ha caracterizado, como los anteriores, por ser extremadamente seco, salvo algunas lluvias locales en otoño y un invierno que, aunque sin precipitaciones importantes, está siendo muy húmedo con muchos días nublados y frecuentes lloviznas. Con esta situación, la presencia de hierbas durante casi todo el año ha estado localizada en las zonas de riego, en el caso de riego por goteo en los bulbos de humedad, con muy pocas emergencias en el resto. Sin embargo, en invierno ha sucedido lo contrario, con continuas emergencias en las calles y barbechos al haber gran cantidad de semillas esperando condiciones de humedad para germinar. Esto puede favorecer el incremento en las poblaciones del Trips Frankliniella occidentalis, con la repercusión que ello puede tener para los cultivos sensibles, por daños directos de la plaga y transmisión de virosis. De hecho, durante el mes de febrero-97, se ha observado una importante proliferación sobre hierbas y cultivos, acompañados en las zonas más cálidas de auxiliares, como Orius, Aelotrips ó Cyrtopeltis. La falta de humedad en los suelos ha provocado en algunos casos una elevada persistencia de herbicidas remanentes en suelo con daños posteriores en los cultivos.
Sin embargo, en muchos casos se han achacado fitotoxicidades a herbicidas que podían ser debidas a otras causas. Así, el tiempo húmedo del invierno, que ha incrementado la proliferación de enfermedades causadas por hongos, ha favorecido la realización de tratamientos fungicidas, a veces en mezclas y sobre plantas muy jóvenes y debilitadas, en las que han provocado alteraciones en el crecimiento, confundibles con daños de herbicidas. En algunas plantaciones de lechuga si que se han observado fitotoxicidades de herbicidas, que pueden haber sido debidas a lluvias puntuales caídas tras la aplicación de herbicidas, con tipos de lechuga especialmente sensibles. Quizás, lo más destacable sea el que el uso de herbicidas foliares, que depende en gran parte de las condicione s climatológicas que determina la presión de hierbas, haya sido relativamente bajo hasta otoño, incrementándose de forma generalizada en invierno. Los cereales, sobre los que habitualmente no se utilizan herbicidas en esta Región, van a ser otro de los cultivos sobre los que más se incremente el uso de estos fitosanitarios.