EVALUACIÓN DE ACOLCHADOS PARA EL CONTROL DE LA FLORA ARVENSE EN UN CULTIVO DE TOMATE

La difícil retirada del acolchado plástico del campo una vez utilizado es uno de los principales inconvenientes técnicos de la producción de tomate de industria. Durante el año 2006 se han llevado a cabo cinco ensayos de campo en tomate de regadío en distintos lugares de España con el objetivo de obtener alternativas al uso del acolchado con polietileno y herbicidas. Se analizaron los siguientes tratamientos: dos plásticos biodegradables, uno oxobiodegradable, dos papeles, un acolchado orgánico de paja de cebada y dos testigos, con y sin control manual de malas hierbas. En los ensayos de campo fue difícil la colocación de la paja por su dispersión con el viento y en uno de los ensayos, su aportación de semillas produjo una emergencia de plantas de cebada que tuvieron que ser eliminadas. La colocación de uno de los papeles ensayados requirió un ajuste importante de la máquina acolchadora para evitar roturas. A pesar de las diferencias de los ensayos en la flora y en la densidad de las malas hierbas, todos los materiales de acolchado ensayados menos la paja, obtuvieron eficacias aceptables, superiores al 74%, en todos los ensayos. En cuanto a la cosecha, los tratamientos dieron rendimientos parecidos o ligeramente inferiores al conseguido por el polietileno. La paja de cebada fue el tratamiento con resultados más desfavorables tanto en eficacia como en rendimiento. En estos cinco ensayos, el uso de acolchados plásticos biodegradables y papel se ha mostrado como una buena alternativa para el control de las malas hierbas en tomate de industria.