ESTIMACIÓN DE LA REDUCCIÓN POTENCIAL DEL USO DE HERBICIDAS MEDIANTE LA REALIZACIÓN DE TRATAMIENTOS LOCALIZADOS.

El conocimiento de la distribución espacial de las malas hierbas y la consiguiente elaboración de mapas de infestación son aspectos básicos a la hora de realizar tratamientos localizados con herbicidas. Dentro de esta amplia temática, es importante empezar por conocer que esfuerzo de muestreo exigiría la realización de estos mapas y que ahorro de herbicida podrían permitir este tipo de tratamientos.
Estudios llevados a cabo con una infestación natural de Avena sterilis en un cultivo de cebada muestran que es posible estimar con bastante precisión la posición de los rodales de esta mala hierba con una intensidad de muestreo de 80 puntos por hectárea. Aunque la utilización de esquemas de muestreo menos intensivos resultó en una baja precisión de las estimaciones, la estrategia utilizada en la planificación de los tratamientos (aplicación de dosis reducidas de herbicidas a las zonas con infestaciones moderadas) puede permitir el mantenimiento de niveles adecuados de control en todo el campo. El ahorro de herbicida que se podría obtener mediante la aplicación localizada de los distintos rodales estaría en torno a un 43%, siendo este ahorro muy parecido con los diversos tipos de muestreo evaluados.