CONTROL DE LA EROSIÓN EN CULTIVOS LEÑOSOS CON CUBIERTAS VEGETALES VIVAS.

El objetivo de este trabajo ha sido ensayar y adaptar en olivar de secano, para las condiciones de cultivo de Córdoba, la metodología de cubiertas vegetales de cereal sometidas a siega química con herbicidas, propuesta por VANHUISSTEEN y VAN ZIL (1984), comparando esta técnica con los sistemas de cultivo más extendidos, laboreo y no laboreo con herbicidas, evaluando sus efectos sobre parámetros físicos, químicos y biológicos del suelo, así como sobre la producción y comportamiento vegetativo de la plantación. Para ensayar la técnica de cubiertas de cereal, se dispuso de 4 ensayos, en la provincia de Córdoba, donde se instalaron los tratamientos de cubierta de cebada, laboreo convencional y no-laboreo con suelo desnudo. Los resultados obtenidos muestran que la técnica de cubierta de cebada, convenientemente manejada, es factible de usar en las condiciones de ensayo, con un control óptimo sobre la erosión del suelo y sin afectar negativamente al estado nutritivo, vigor y producción de los olivos. Un factor determinante del uso de la cubierta de cebada es el momento de siega química, que deberá realizarse la última semana del mes de marzo, empleando los herbicidas glifosato o sulfosato a dosis entre 0,7 y 1 kg/ha. Los olivos con cubierta de cebada, han registrado mayores disponibilidades de agua. Las cubiertas de cebada han modificado la dinámica del nitrógeno en el suelo, reduciéndose la lixiviación de nitratos en profundidad. La cubierta de cebada y el tratamiento de siega química han controlado aceptablemente las malas hierbas. Se han registrado un mayor número de artrópodos de suelo en los tratamientos de cubierta de cebada. El estudio del régimen térmico de la plantación, ha mostrado un mayor riesgo de heladas en los cultivos con cubiertas de cebada.