COMPETENCIA ENTRE MARGALL (Lolium rigidum Gaudin) Y CEBADA (Hordeum vulgare L.) EN CONDICIONES DE CULTIVO MEDITERRÁNEAS.

Se ha realizado un estudio de la competencia ejercida entre margall (Lolium rigidum Gaud.) y cebada (Hordeum vulgare L.) en condiciones de cultivo mediterráneas. Se realizaron tres ensayos en Lleida durante el periodo 1992/1995 y uno en Wongan Hills (Australia Occidental) durante el año 1995. En cada ensayo se sembró un rango diferente de densidades de cebada y margall con el objetivo de estudiar la influencia de la densidad del cultivo sobre el crecimiento y el desarrollo del margall y estudiar la influencia de la mala hierba sobre el rendimiento y los componentes del rendimiento de la cebada. Los resultados mostraron que el aumento de la densidad de siembra de la cebada redujo de forma considerable el desarrollo y la capacidad reproductiva de L. rigidum. En el ensayo de la campaña 92/93, al aumentar la densidad de cebada de 0 a 400 plantas/m² se observó una disminución de la biomasa de la mala hierba del 85%, del número de espigas del 80%, del número de semillas del 60% y del peso de 1000 semillas del 40%. En el ensayo 93/94 se observó una disminución de biomasa del 49% al aumentar la densidad de cebada de 75 a 300 kg/ha y en la 94/95 del 23% al aumentarla de 75 a 150 kg/ha. En Wongan Hills se consiguió una reducción del 70% en la biomasa y el número de espigas de L. rigidum al aumentar la densidad de siembra del cultivo de 25 a 200 kg/ha. Los resultados respecto a la influencia del margall sobre la cebada fueron variables según los años. En la campaña 1993/94, realizada en Lleida, no se detectó ningún efecto de competencia del margall sobre la cebada, atribuyéndose al hecho de que durante toda esa campaña hubo un elevado déficit de agua en el suelo que, junto a una germinación tardía del margall, hicieron que éste se mostrara menos competitivo. Al año siguiente, en cambio, se observó una pérdida de rendimiento que fue semejante para todas las densidades de la cebada y que fue ajustada a un modelo de regresión de tipo lineal. Este año, una densidad de 1000 plantas/m² de L. rigidum provocó unas pérdidas del 36% en la producción de cebada. Se concluyó que la competencia se produjo esencialmente en un período temprano de la campaña, pues el único componente del rendimiento afectado fue el número de espigas por m² del cultivo (entre un 26 y un 33% de reducción). En la campaña 1995 realizada en Wongan Hills, las pérdidas de rendimiento oscilaron entre el 48 y el 100%, siendo mayores en las parcelas con menor densidad de siembra del cereal. La competencia de L. rigidum con la cebada resultó ser impodante al inicio y al final del ciclo, de forma que su presencia produjo reducciones del 65% en el número de espigas de la cebada y del 20% en el peso de 1000 granos de la misma. El mayor poder competitivo de L. rigidum en Australia también se reflejó en el valor del umbral económico; en Lleida una población de 108 a 122 plantas/m² resultó ser tolerable desde un punto de vista económico, mientras que en Wongan Hills ese valor se redujo hasta 25 o 29 plantas/m², en función de la eficacia esperada del tratamiento.