BIOLOGIA I DISTRIBUCIO D’ Abutilon theophrasti Medicus COM A MALA HERBA INTRODUIDA EN ELS CAMPS DE PANIS DE LLEIDA.

En los últimos años se ha observado un aumento importante de las infestaciones de Abutilon theophrasti en los campos de maíz de la provincia de Lleida. Dada la rápida expansión que ha presentado esta especie desde su aparición a principios de los años 80, así como su difícil control, ha motivado el planteamiento de un estudio para poder evaluar la distribución actual de dicha especie en los campos de maíz de Lleida, estimar el porcentaje de hectáreas afectadas y describir su fenología y los procesos demográficos que definen su ciclo de vida bajo las condiciones del cultivo. La prospección del territorio se llevó a cabo durante los meses de agosto, septiembre y octubre de 1991. Se visitaron un total de 245 campos de maíz. En 107 de ellos (43,6%) se observó la presencia de Abutilon theophrasti. El nivel de infestación estimado ha sido variable: en el 57% de los casos casi inapreciable o muy bajo (presencia solamente de algún pie dentro o en el margen del cultivo); en el 23% de 1-2 plantas/m²; en el 14% de 2-5 plantas/m² y en el 6% mayor a 5 plantas/m². El número de hectáreas afectadas por la presencia de esta especie se estima en alrededor de 9.400-10.000 (más del 40% del total de hectáreas dedicadas a este cultivo en la provincia) de las que aproximadamente la mitad presentan un nivel de infestación problemático (superior a 1-2 plantas/m²). La zona más afectada corresponde a la comarca del Pla d’Urgell (municipios de Bellcaire, Ivars y Bellvís) seguido de zonas de las comarcas de la Noguera (Gerp, Camarasa) y del Urgell (Agramunt). El seguimiento de su ciclo anual (fenología y análisis de parámetros demográficos) se llevó a cabo, durante el año 1990, en una finca comercial dedicada al cultivo de maíz, situada en el municipio del Poal (Pla d’Urgell) y en la que no se aplicó ningún tratamiento herbicida. La nascencia de Abutilon theophrasti se alargó desde mediados de mayo hasta primeros de julio. Estas tuvieron lugar en dos cohortes claramente diferenciadas debido al estado hídrico del suelo en cada uno de los casos. La primera conjuntamente con el cultivo y gracias al aporte de agua dado antes de la siembra, mientras que la segunda se produjo después de los primeros riegos efectuados al cultivo. El desfase fenológico entre las dos cohortes fue de aproximadamente 3 semanas en los primeros estadios y fue incrementándose en el tiempo para llegar a ser casi de 6 semanas en los estadios de floración y maduración del fruto. La producción de semillas se inició a finales del mes de agosto y se alargó hasta primeros de octubre cuando la recolección del maíz, momento en el que las plantas de la segunda cohorte tan sólo habían iniciado la maduración de sus cápsulas. A partir del análisis del banco de semillas del suelo se estima una tasa de incremento de la población (entre antes y después del cultivo) de 21,2. Este alto valor es consecuencia directa de la alta tasa de supervivencia de la población en estado de plántula (55,3%) y especialmente a la elevada fecundidad (3.272 semillas/planta), lo cual explicaría su gran capacidad para establecerse y garantizar su presencia en años siguientes cuando no se utilizan métodos de control eficaces.